miércoles, 2 de marzo de 2011

Las mujeres la tienen fácil

Desde tiempos inmemoriables -y producto de nuestra naturaleza machista- las mujeres son cortejadas, conquistadas y convencidas. Claro, en algunos casos engañadas porque no falta el paquete chileno. 

Por naturaleza, en la gran mayoría de especies es el macho el que corteja a la hembra. El pavo real con el plumaje más vistoso es el que se lleva a la pava reala. Es natural. El ciervo más cornudo es el que se lleva su cierva. Afortunadamente eso no aplica en humanos o si no ¿quién las detiene? Y así pasa con el gallo que más canta, el cuervo que más ojos saque o el lagarto que más puestos tenga. Es natural.

Sí. Es una ley de la naturaleza así que no se discute, pero tampoco podemos negar que las hembras, mancebas y/o mujeres la tienen más fácil. Ellas esperan sentaditas mientras es el carnero, el macho cabrío, el que se tiene que encender a cabezazos para lograr captar su atención. Aparte el ganador tiene que tomarse un frascado de advil para poder disfrutar de su "trofeo". Pongo trofeo entre comillas porque a muchas mujeres les ofende el término, aunque a algunas otras les encante pasear con El Propio y sus escoltas (ver la novia no-modelo) en Galería Café Libro.

Desde chiquitos nos educan para eso. El que primero tenga triciclo va ganando. El que primero le quite las rueditas a la bici llegará más lejos. El que tenga el mejor carro, con más motor, la billetera más gruesa y demás. Tranquilas, no se ofendan: es natural. Las mujeres antropológicamente deben asegurar que su descendencia tenga un padre que los proteja, así que buscan al más adecuado para eso.

Pero en humanos es más complicado. El hecho de que seas el más "apto" para garantizar la prolongación de la especie no te dice que tendrás éxito con la sujeta en cuestión. No basta con encenderse a trompadas con Miguelito, el matón del barrio. No hay que ganarle a nadie en una guerra cuerpo a cuerpo, ni siquiera en una partida de póquer. 

Luego de que simbólicamente has vencido varios contendientes, luego de que simbólicamente has corrido más que el resto -literalmente eso lo hacen los espermatozoides- llegas jadeando a donde tu admirada mujer. Y ella te recibe con un "ay, no sé. Es que tengo como pereza de salir, si quieres hablamos la otra semana". Dan ganas de devolverse a dejarse dar por los otros tipos. O de mandarlos a ellos para que pasen por lo mismo.

Entonces hay que afrontar el mayor de los temores. Nosotros por las mujeres podemos atravesar un río a nado, infestado de pirañas. Podemos "tocar varilla" 100 veces en el columpio del parque. Podemos pasar los 8 mundos de Mario Bros 3 sin honguito. Podemos incluso ver una película rosa que no queremos ver por ustedes; y lo hacemos con estoicismo digno de Simón Bolívar, pero nos jode el rechazo. El miedo al rechazo es nuestro "ultimate fight".

Cuando pierdes el miedo al rechazo la cosa se vuelve más fácil, porque te atreves a hacer cosas que el miedo te impide. Es por eso que nos ayudamos de licor (bueno algunos abusan y por eso no hacen propuestas indecentes sino que las babean). Dicho sea de paso, un saludo especial a nuestro gran amigo José Cuervo; más de un padre orgulloso quisiera llamar así a su hijo. Es que suena mejor que Johnnie Walker Marmolejo.

Ahora, querido lector temeroso, no te confíes y pienses que porque superaste el temor al rechazo de una mujer lo superaste con todas. ¡No! Siempre habrá una más que te haga temblar las piernas, o que te haga sudar como camello saharieño (aclaro, en realidad se dice sahariano, pero algunos puristas no se aguantan ni un chistesito pendejo; ya los veo venir con sus antorchas correctoras). Siempre habrá una mujer que te haga balbucear estupideces, que te haga razonar una cosa y sentir otra, una mujer que te haga salir del casco urbano. Pero no te preocupes, es natural.

11 comentarios:

  1. Faltó anotar, que a diferencia de otras especies, después de pasar por todo eso, a nosotros se nos exige que nos quedemos con una sola hembra.

    ResponderEliminar
  2. lo que es la selección natural, la cosa es que acá a todo le queremos meter el psique

    ResponderEliminar
  3. A nosotras no nos queda tan fácil, porque siempre hay que mostrase como una "dama" ante la sociedad ya que de no ser así seremos tildadas de qué sabe qué!
    Cuando nos gusta mucho un tipo tenemos que hacernos las "difíciles", (según las mamás que nos criaron) sino el tipo no nos querrá para algo serio, sino para "el momentico".
    Nos valemos entonces de aquello que llaman "coquetería", que es el comportamiento para hacer más probable que el tiro te salga por la culata, ya que hay hombres que no entienden el DOBLE SENTIDO y que a veces las mujeres para aparentar decimos "no" cuando por dentro estamos gritando "SI, POR FAVOR SI!".
    Y es que culturamente estamos enseñadas a no saber qué queremos, porque se supone que es el hombre que tiene que pensar en eso para así proponerlo y nosotras disponer.
    Estamos entonces supeditadas a lo que el hombre quiere hacer con nosotras y dependemos de ello. A mí eso no me parece "tenerla fácil".

    ResponderEliminar
  4. Pues deben saber que a nosotras no nos queda tan fácil. Si bien decidimos, muchas veces no tenemos la opción de dar el primer paso y pues nos aguantamos -si por bobas, o por damas, o por educación, o por lo que sea- y se nos pasa alguien que inventamos o creímos pudo haber sido una buena historia.. así que no, no la tenemos tan facil.

    ResponderEliminar
  5. Lo mas chistoso de todo esto es que OK sufren, hacen de todo y lo logran... Y luego ya no hay el mismo interes en conservarlo en el tiempo... ya no tienen las mismas pilas con que lo lograron!

    ResponderEliminar
  6. Estoy completamente de acuerdo con lo que dice inquieta, no es tan sencillo para nosotras. Empezando por el hecho más notorio, somos mayoría, un ejm sencillo, yo estudié Derecho y en mi salón éramos, veinte viejas, un gay, dos casados y uno que otro man q se sentían la locura, la competencia en el tema era fatal; Segundo tenemos que ser perfectas, mujer q no sea hermosa, inteligente, exitosa, amorosa o con la personalidad más arrolladora, simplemente estará condenada a tener un millón amigos; Y tres, los hombres saben las ventajas de ser minoría y son unos convencidos del tema, hablar con mis amigos q están por lo treinta de estas cosas, es divertidísimo, no q les pasa por sus cabecitas. No nos queda tan sencillo como vez.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno marmotica, ayer estábamos hablando del cortejo de unos pajarracos con @elcolordemarce y el tema nos hizo reir montones.

    No quiero entrar en el tema de si nos toca ó no tan fácil, solo añado que es deli ser conquistadas!

    ResponderEliminar
  8. Creo que no se trata de que es fácil o difícil, cada uno en su lado tiene decisiones que tomar, y algunas no son tan fáciles porque puede que no sean acertada.
    a mi si me gusta que me conquisten pero cuando me dejo conquistar es porque esa persona realmente me interesa; no es bueno jugar con los sentimientos de los demás.
    Nosotras en ocasiones tomamos la iniciativa, y aunque no queremos quedar como la loba, por eso mismo por "la sociedad" y lo que piensen los hombres podemos llegar a cometer errores que luego pagamos con creces!
    Buen post

    ResponderEliminar
  9. Fácil? en cuestiones de amor y en la vida en general nadie la tiene fácil, menos las mujeres. Y es que sentarse a esperar que la vida decida por uno es de las cosas más difíciles que hay, por eso algunas no nos aguantamos y no las damos de "machos" muchas veces.. pero en definitiva, ya tenemos suficiente con ser simples mujeres.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por sus comentarios. Me gusta ese debate. Por supuesto, mi posición es netamente machista. Alguien tiene que defendernos :D

    ResponderEliminar
  11. The King Casino | Ventureberg
    Discover ventureberg.com/ the rise and fall of the aprcasino king casino, one of the https://septcasino.com/review/merit-casino/ world's largest The Casino is หารายได้เสริม operated by the King Casino Group. You https://jancasino.com/review/merit-casino/ can

    ResponderEliminar

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares