miércoles, 11 de abril de 2012

El Café de talla mundial


Les voy a contar una historia.

Como algunos saben desde hace unos años ando metido en el cuento de hacer radio (algo que quería desde niño). Hace un mes iniciamos un programa en El Café del Mundo, emisora online que ya lleva 5 años al aire y me atrevería a decir que es una de las que tiene más trayectoria en el país, si no la que más.

Gracias a la invitación de Ricardo Mendivil (@ricardomendivil), su gestor, tuve la oportunidad de unirme a su proyecto y aportar un poco. Así fue como nació "Trending Coffee", en el que participamos con la talentosa Sandra Alvarez (@sanpalqui) y la otra talentosa Silvana Ruiz (@silvanaideas). De ambas he aprendido montones. En el Café del Mundo estoy aprendiendo lo que no se imaginan de radio, de emprendimientos, de sueños, etc., gracias a la experiencia de mis compañeras, de Ricardo y Carlos Sanabria (@csanabria)

Todos esos esfuerzos de Ricardo, Carlos y gente como Joanna Prieto (@joannaprieto) están empezando a dar frutos y fue así como el pasado viernes 30 de Marzo en un medio turco (medio de comunicación de Turquía, no un tipo que es medio turco, carambas), publicaron una nota en la que se habla de El Café del Mundo (@elcafedelmundo) en unos términos muy importantes. 

Les voy a contar la historia como yo me la sé, de cómo sucedió esto. Un día cualquiera -¿se han dado cuenta que uno dice eso cuando no tiene idea de la fecha?- la emisora estaba sonando en el lobby de un hotel cualquiera en Londres -vea, ahí usé de nuevo el truco-, y a uno de los huéspedes le gustó tanto la música que fue al lobby a preguntar qué estaba sonando. Allí le dijeron en perfecto inglés (obvio, es Londres, ¿daaaaaa?) "El Café del Mundo, una emisora online de Colombia".

Pues este huésped resultó ser un reconocido periodista en Turquía, Cüneyt Özdemir, quien recomendó públicamente la emisora a su audiencia. Una versión dice que la recomendó vía twitter, otra versión es que lo hizo en televisión -creo que esto lo puede aclarar Ricardo Mendivil-. El caso es que desde ese día nos escuchan muchísimo en Turquía. Todos los días se reciben mensajes desde allá en perfecto turco, buen inglés, y chapuceado español. Sí señores, están aprendiendo español y lo hacen muy bien.

En ocasiones mientras estamos al aire a las 9 PM nos escriben desde allá -particularmente Cengiz Yörükoğlu (@mcyorukoglu )-, aunque allá sean las 4AM del lunes. ¿Ah? Un hit. Bueno, a raíz de eso este medio de comunicación turco publicó la nota que les compartí bajo el título -traducido al español- "Radio El Cafe del Mundo, Puente Cultural entre Turquía y Colombia."

Coincidencialmente esto se da en un excelente momento en las relaciones bilaterales entre Colombia y Turquía, con hechos como la apertura de embajadas en ambos países y la visita del presidente Santos a Ankara (la primera visita presidencial a ese país).

Sobra decirles que es un orgullo inmenso lo que se está logrando en El Café del Mundo y poder participar en ello. Creo que es algo importante a nivel cultural e incluso político. El Café del Mundo está uniendo audiencias en gran parte de Iberoamérica, Europa y Australia. Seguramente hay audiencia en otras latitudes pero prefiero que eso lo diga Ricardo, que maneja los datos de primera mano.

Además contamos con muy buenos talentos que se han sumado también, como Mauricio Jaramillo (@MauricioJaramil), James Guapacho (@guapacho), Carlos Correa (@kloscorrea) y Juan David Vargas (@nozuan) entre otros.

Para mí todo esto valida el tema de seguir soñando y trabajar para cumplir esos sueños, valida el talento colombiano para muchas cosas, en este caso la radio y posiciona a El Café del Mundo como un referente en la radio online. Sepan todos que lo hacemos con mucho cariño y pasión, y esperamos mejorar siempre.

Sostener un proyecto de estos requiere un gran esfuerzo no sólo administrativo sino económico y por eso admiro a Ricardo tremendamente. Sabiendo lo difícil que es me atrevo a invitar abiertamente -y con atribuciones que no me corresponden- a la gente que nos apoye escuchándonos y dándonos su retroalimentación. Queremos mejorar. Dicho sea de paso quizás alguno de ustedes sea inversionista o conoce a alguno y le interesa el proyecto. O trabaje para alguna compañía que desee pautar. Ese apoyo también es bien recibido. 

En fin, cierro el cuento agradeciéndoles a todos por escucharnos, por apoyarnos y, por qué no, sentirse orgullosos del talento de esos colombianos (yo soy sólo un gomoso que los acompaña a raticos) que han logrado tantas cosas y que seguramente lograrán más. Pónganle la firma.

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares