martes, 25 de diciembre de 2012

Reflexiones sobre los PremiosTWCo (2 de 3). Lo malo.

Siguiendo con las reflexiones sobre los PremiosTWCo, esta es la segunda parte: Lo malo. Ya hablamos un poco de lo bueno (léelo aquí), llegó el momento de hacerle balance. Cuando se hace un evento como este, cada año hay cosas que quedan en el tintero, cosas que hubiésemos querido hacer diferentes, o cosas que no salieron tan bien como esperábamos. Hay, por supuesto, errores que se deben corregir. Hago una aclaración antes: estoy muy orgulloso de lo que se hizo en el 2012, de mi equipo de colaboradores, del trabajo de cada uno. Son unas personas increíbles. Así que todo lo que se lee abajo son observaciones generales y, sobretodo, críticas a mí mismo y a mi trabajo. Empecemos.

El after. Cada año tenemos la intención de hacer una fiesta para que los twitteros vayan después del evento. O incluso, si no van a la ceremonia que la puedan ver desde el bar. En el 2010 el evento fue en un bar y fue divertido, fueron cerca de 400 personas. Lo malo es que los que ven la ceremonia no consumen, y los que consumen no ven la ceremonia. Y si consumen, pues ven la ceremonia borrachos (además que un bar accede a este tipo de eventos con la condición de que los asistentes consuman, ese es su negocio). Por eso en el 2011 decidí separar las cosas. Para el 2012 no fue sencillo lograr la logística de la fiesta -créanme, lo intentamos- y al final no se hizo. Esperamos que el próximo año se pueda hacer no solo un gran evento, sino una muy buena fiesta, sin protocolos. La única premisa será pasarla bien.

Las invitaciones. Este año el proceso de invitaciones no estuvo tan organizado como pudo estar. Razones y explicaciones hay varias, como que el año pasado le prestamos más atención a este proceso, que este año lo iniciamos tarde, que planeábamos tener un sistema automatizado, etc. Particularmente, un error mío es que las invitaciones eran dobles, pero no todos los invitados fueron acompañados, así que el auditorio no se llenó. Teníamos capacidad para 580 personas, e invitamos cerca de 700 pero, como siempre, muchas que confirmaron no fueron o fueron sin acompañante. Ya aprendí que las invitaciones deben ser para una persona. Conclusión: El próximo año debemos organizar mejor esta parte.

Las ofensas. Todos los años hay polémica y eso lo tengo claro. De hecho, me agrada que la gente hable del evento, aún semanas después de ocurrido. Eso quiere decir que llamamos la atención. Es más, una semana después, el día de un evento tan importante como el TED (un evento muy bueno, muy bien realizado y que admiro) se hablaba más de los Premios Twitter. Aclaro: no me disgusta que se hable de los Premios, ni pido que no se hable mal -tener a todo el mundo contento es imposible- pero quisiera que no degradaran las críticas a odios personales, a las ganas de llamar la atención, o a las ganas de insultar porque sí. Todas las críticas bien intencionadas son recibidas. Son tenidas en cuenta y es así como cada año procuramos mejorar, es eso lo que nos permite hacerlo. Si no buscáramos crecer ni mejorar, seguramente haríamos un evento para 50 personas y que ganen los mismos de hace 3 años. Simple. Como paréntesis, particularmente la publicación que hizo Virginia Mayer en Kienyke, aunque no me gustó, en ningún momento habla mal de los Premios. La mayoría del escrito hace referencia a la llegada de Virginia en limosina, cosa que -ella misma lo dice- no tiene que ver con la organización de los mismos. Lo que sucede es que la gente es feliz criticando y así los lectores aprovecharon para desahogarse y decir un montón de cosas, algunas de ellas sin sentido. 

Ensayos. Siempre he querido que la ceremonia central se ensaye al menos dos veces, con el suficiente tiempo, para que salga casi perfecta. La perfección total no existe, pero eso no quiere decir que no podemos intentarlo. Hago la aclaración: se ensayó mientras los invitados estaban en el lobby, y fue buen ensayo. Sirvió mucho. En el evento un par de cosas pudieron salir mejor, pero por falta de tiempo (quizás ensayar más) no se pudieron mejorar. Eso me lleva al siguiente punto.

Falta de tiempo. Muchas cosas salen bien porque se planean. Sin embargo, a veces las cosas dependen de terceros y eso retrasa terriblemente todo. Personas que no toman decisiones a tiempo, proveedores que no entregan en el momento prometido, etc. Lo malo de eso es que esos imprevistos te quitan tiempo para otras cosas que también requieren tu atención. Conclusión: No debe haber imprevistos. Siempre contar con un plan B, o ser consciente de que hay retrasos y que no todo saldrá tal como lo esperas, para cubrir esas bases.

Alcance. Las votaciones son abiertas, se busca que sean los twitteros los que deciden los ganadores. Para eso el ideal es que todos los twitteros de Colombia voten. Sin embargo, aún no llegamos a un punto satisfactorio. Y para lograrlo se debe tener más difusión, llegar a más y más personas que voten. Este año he visto varias veces esa crítica: que pretendemos ser unos premios de Colombia, pero que no lo somos. Bueno, eso no es nuestra culpa (no podemos hacer mucho si la gente no vota, sobretodo porque no lo hace ni para elegir presidente) pero sí es nuestra responsabilidad. Claro, cada año llegamos más lejos, a más personas, pero debemos seguir reforzando esto. Maneras hay muchas: más difusión en medios, incentivos -premios o gamification-, más tiempo de votación -aunque esta no me gusta mucho- y, por último, pedagogía (es por eso que en el 2012 hicimos votaciones mes a mes). Ojalá la gente entendiera que si hay un sistema democrático, para que luego haga críticas y observaciones a los resultados debe ejercer su derecho a votar. Pero bueno, no lo han logrado miles de años del sistema democrático, no creo que lo hagamos nosotros para el otro año. Pero seguiremos intentando.

Recursos. Una de las cosas más complicadas, año a año, es lograr el equilibrio financiero. Cuando se logra eso, sobretodo si se hace con mucha anticipación, se pueden hacer más cosas. Creo que una de las cosas más complicadas de hacer un evento es conseguir patrocinadores. Quizás algunos de los organizadores de otros eventos me hallen la razón, como para el Social Media Week, el Social Media Day, el TED, etc. Al no tener tantos recursos, no contamos con mucho personal, y tampoco podemos ejecutar muchas ideas muy buenas, que harían el evento más grande y más organizado. Claro, no todo es plata en la vida pero no podemos negar que ayuda -toda la ayuda que he recibido siempre ha sido sin un interés económico directo y no saben lo agradecido que estoy con todos los que han ayudado-.
Con más recursos se haría una fiesta (after), se harían más comunicaciones (infografías, notas de prensa, mantenimiento del website), mayor producción (más pantallas y escenografía, por ejemplo), etc.

Como en todo, hay muchas cosas que mejorar, y cada año lo hacemos. Los que han visto el crecimiento año a año pueden dar fe de ello. Y esperemos seguirlo haciendo. Creo que soy uno de mis mayores críticos, pero no para "darme palo" sino para entender qué pudo salir mejor y corregirlo. Aunque estoy muy contento con lo que logramos en el 2012, no quiere decir que no se pueda mejorar.

Aprovecho para darle a todo el equipo de trabajo un espaldarazo: Si nos comparamos con los premios en otros países, creo que estamos en muy buen nivel y vamos a seguir creciendo. Cuento con la suerte de tener un equipo de trabajo increíble.

En el siguiente post les contaré algo de lo que tenemos planeado para el 2013. Hay cosas muy interesantes y ambiciosas. Creo que las podemos lograr todas, sólo hay que tener constancia.



Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares