martes, 24 de diciembre de 2013

Marquemos al #MalTaxista.

El 17 de diciembre de 2013 salió con bombos y platillos una noticia que alegró a muchas personas. Según afirma Caracol, "ante las quejas ciudadanas"... "el distrito anunció que aumentarán los controles para sancionar a estos transportadores que se nieguen a prestar el servicio". Hasta dan el teléfono para llamar y reportarlos. Es el 3649416, para más señas. No sé si alguno haya llamado. Yo lo hice y no pasó nada.

Con esa nota de Caracol yo me pregunto ¿Cuáles controles? ¿Hay controles? ¿Qué pasa si un taxista se niega a llevarme? ¿Aparecerá un distinguido policía de tránsito y le dirá "no señorrrrrrr, me hace el favor y lo lleva a donde don Gamboa diga"? Lo dudo.

El diario "El Tiempo" también publicó la noticia diciendo que la Secretaría de Movilidad recibe cada mes 300 denuncias. ¡TRESCIENTAS! ¿Y qué pasa con estas denuncias? ¿Alguien conoce al menos un caso en que hayan sancionado a un taxista que se niegue a prestar el servicio? Según El Tiempo: "Si se verifica el caso, el taxista debe cancelar una multa de 800.000 pesos a la central para la cual trabaja, y esta los da al Distrito."
Todos sabemos que eso nunca va a pasar, que no se va a sancionar a ningún taxista, pero, si se sancionara, ¿quién se queda con esos 800 mil pesos? Pues el Distrito. ¿Y qué se haría con esa plata? pues nada. Lo correcto es que se invierta esa plata en, no sé, una escuela para taxistas a ver si aprenden a trabajar correctamente.

Claro, no son todos los taxistas, hay unos muy buenos. A varios los podría considerar amigos. Pero tristemente no son la mayoría. Yo he batallado varias veces con los taxistas. Incluso, en el 2010 hice una denuncia que tuvo eco en Radio Nacional, gracias a Juan Pablo Calvás (@colombiascopio), quien entrevistó a la Subsecretaria de Movilidad, que aseguró que se sancionaría ejemplarmente a todo aquel taxista que se niegue a llevar a alguien. Y dio los mismos teléfonos para reportarlos. Yo lo hice con el señor de placas VDS035. ¿Quieren saber qué pasó? Nada.

Los teléfonos siempre han estado ahí para que nos quejemos. Y aunque nos quejemos, no pasa nada. Los taxistas son unos trabajadores "sin ley". Es que hasta indultos y amnistías les dan por los comparendos sin pagar. Ellos pueden negarse a hacer un trabajo y no pasa nada, siguen su vida felices. Imagínense ustedes diciéndole a su jefe "no, yo ese informe no se lo hago", o a un cliente. Qué rico ser taxista, uno trabaja cuando quiere y solo hace lo que quiere. Ya lo venía diciendo en el 2009 en "Quiero ser taxista" y en "Se le murió la madrecita" en el 2010.

Como pueden ver, este tema de los taxistas viene desde mucho tiempo atrás. Los usuarios nos quejamos cada año de los abusos descarados, los medios de comunicación lo publican, las autoridades dicen que sí, que los van a sancionar con un jurgo de plata y los taxistas se ríen y dicen "ay sí, ay sí, me van a hacer pagar, miren cómo tiemblo". Si no me creen que es una historia de cada año, lean esta noticia de El Espectador, del 28 de diciembre de 2010. O esta de Revista Semana. Lo único que cambia son los nombres del director de turno y los valores de la multa (que bien puede ser mil millones de pesos, igual no los van a pagar).

¿Saben por qué no pasa nada? Porque las autoridades no sirven para un carajo. Punto. Si a los taxistas les diera estico de miedo, hasta de pronto serían mejores. Al menos a uno como empleado le da miedo que el jefe lo regañe, o que le nieguen el permiso para ir al médico. ¿Pero a un taxista? Nada. Por mucho un pasajero de mal genio les dirá hasta de qué se van a morir, pero los taxistas saben que a dos cuadras van a encontrar a alguien que sí va para donde su madrecita de ellos.

Todos los años es lo mismo. Aunque, este 2013 trae un nuevo ingrediente, y es que a alguien se le ocurrió hacer una queja pacífica, dejando la puerta del taxi abierta cuando se niegan a llevarlo, como registra El Espectador.

En principio, así como está planteado, no va a funcionar. Lo digo porque yo ya lo he hecho, desde el 2010. Si uno deja muy abierta la puerta, el taxista arranca más rápido de lo usual y la puerta se cierra con el impulso. Y lo máximo que pasará es que el mal genio le dure 5 minutos y se desquite con el siguiente pasajero.

Pero si lo analizamos bien, lo de dejar la puerta abierta tiene un tinte de autorregulación por parte de los usuarios que puede funcionar. ¿Recuerdan cuando Mockus nos dio unas tarjetas rojas y blancas a los bogotanos? ¿Y que uno le sacaba tarjeta roja al del carro de adelante que paró sobre la cebra? ¿O al que pitaba como degenerado en medio del trancón? Pues uno dejaba de hacer esas burradas por oso. Sí señores, por temor a hacer el ridículo u OSO que llaman. Era más efectiva una tarjeta roja y que todos los señalaran que un agente del tránsito (igual ellos solo están para parar gente en pico y placa y cobrar tajada).

Fuente: http://www.futbolypipas.es
Mi propuesta es que hagamos algo similar con los taxistas. No que le dejemos la puerta por la rabia (razonable) como venganza. Eso no trae nada bueno. Pero sí hagámoslo como un juego, como con tarjeta roja. Podemos hacer dos cosas: dejar la puerta entreabierta. Si está muy abierta, la pueden cerrar con el impulso, como les decía.

O, sería ideal, tener una especie de calcomanía que uno le pegue a la ventana del mal taxista. Que quede "marcado" como mal taxista, hasta que el distinguido conductor se baje y la quite, o lave el carro. No se trata de hacerle el daño, no se trata de hacerlo perder plata, no se trata de vengarnos. No. Se trata de hacerlos sentir en ridículo. Créanme que eso es más efectivo. Además con eso le estamos avisando al siguiente pasajero que ese señor le va a preguntar "¿para dónde va?" y uno lo deja pasar.

Yo me imagino una calcomanía fácil de pegar y despegar, barata, con una leyenda que diga "Mal Taxista" en rojo, o algo así. ¿Qué dicen? ¿será que funciona? ¿a alguien se le ocurre algo mejor o diferente? ¿alguien haría un diseño diferente? Yo creo que entre todos podemos hacer valer nuestros derechos como usuarios.

=======================
Actualización: 26 de diciembre
Me hacen llegar este estatus en facebook. Les copio la imagen y el enlace. Triste darse cuenta del pensamiento de los taxistas. Simplemente no les importa la ley, ni el prójimo. Solo ellos mismos.
https://www.facebook.com/carlosramirezkeyboards/posts/10202609692073839



Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares