viernes, 18 de julio de 2014

Sobre Mensaje Directo

Algunos de ustedes vieron un estado que puse en Facebook que dice "No seguiré trabajando con Mensaje Directo. Muchas gracias a todos por su apoyo." Varios me han preguntado qué fue lo que pasó. La más fácil es hacerlo por acá, para aclarar un poco las cosas de la manera más sincera posible. Incluso algunos me preguntaron si era una jugada estratégica para generar ruido y ganar audiencia. Jajaja. No pensé nunca en eso, ¿habría servido?

Para los que no sepan, Mensaje Directo es un proyecto que emprendimos tres personas hace unos meses. Desde hace mucho tenía la inquietud de hacer un resumen de lo que pasó en Twitter de una manera divertida. Algo así como lo que hacíamos en radio con Trending Coffee en El Café del Mundo, pero en video y muy corto. Incluso hicimos un piloto, grabamos y ensayamos. Fue divertido.

Por cosas de la vida, dos personas me llamaron y me dijeron que querían proponerme algo. Una buena amiga me recomendó cuando uno de ellos le preguntó por alguien que conociera Twitter. Cuando nos reunimos, traían exactamente la misma idea, con la ventaja de que, por lo que entiendo, ya tenían experiencia en producción de video. Me pareció buenísimo: gente talentosa que aseguraría un muy buen producto y con ello la parte de producción estaría adelantada.

Fue así como uno de ellos se encargaba de los libretos, otro de la producción, y yo de la recolección del contenido y de la difusión y creación de comunidades en redes sociales, medios de comunicación, etc. Los que vieron el proyecto pueden decir que está muy bien hecho, es innegable que los libretos están muy bien logrados. Como todo en la vida, hubo algunas diferencias de opinión: Al principio yo no estaba muy contento con el sonido, con el vestuario, con la iluminación, o de pronto con la utilización de palabras fuertes. Pero bueno, todo eso se vino acordando con el tiempo y fuimos encontrando puntos de equilibrio.

Los que me conocen saben que trabajo con pasión en los proyectos en que me involucro, y Mensaje Directo no fue la excepción. Hacer contenidos a las 8 de la noche un viernes, para el sábado poder hacer libretos y grabar. El reto era salir los domingos con el mejor contenido, lo más fresco posible. Las grabaciones eran un hit. Realmente uno se ríe mucho en esas cosas.

Lamentablemente, tras 5 capítulos, mis dos compañeros no estaban contentos con las cifras de reproducción. Y los entiendo completamente: cuando se hace una inversión económica lo más natural es buscar el retorno lo más pronto posible. Hay que defender la inversión. Si la cantidad de reproducciones es alta es más fácil vender el proyecto a alguna marca que lo quiera patrocinar. Así que, de alguna manera, las cifras están aumentando y me parece buenísimo por el proyecto. Yo soy más de construir audiencias reales, fieles. Construir comunidades. Pero es innegable que lo que vende en este mundo son las cifras.

Cuando me involucro en proyectos, más que por la plata, lo hago porque creo que pueden hacerse muchas cosas interesantes, bonitas, llamativas y, sobretodo, que rompan esquemas. Cosas diferentes. Si fuera por plata no haría los PremiosTW. Tan simple como eso. Pero los Premios son el proyecto que más quiero, por obvias razones, y el que tiene la mejor proyección de todos en los que ando. Por eso sigo haciéndolos.

Pero para no desviarnos y terminar la historia, lamentablemente un día me encontré con cambios en contraseñas (esto es lo que realmente me disgustó) y con la noticia de que ya no sigo más con el proyecto. Que muchas gracias. De hecho, a manera de anécdota, en los inicios de los PremiosTW me pasó algo parecido: mis socios me cambiaron las contraseñas de la cuenta de Twitter (en ese entonces PremiosTWT), pero ellos no siguieron con el proyecto. En fin, cuento las cosas lo más transparente que puedo, sin echar culpas o entrar en polémicas. Las cifras no servían para venderlo a una marca y punto. Bueno, aquí entre nos, ya había recibido propuestas comerciales de un par de agencias y me llamaron de una emisora radial y un portal web, pero ya ven, no alcancé a contarles a mis ex-socios.

Al equipo de MD, que no son solo mis dos ex-socios sino también a Juliette, Juan Pablo (cámara) y Pepe (sonido), la mejor de las suertes. Yo cierro este capítulo y sigo con los demás proyectos, que vienen con toda. El reto más grande es que la 6a sea la mejor edición de los PremiosTW. Y otros proyectos que están empezando, como una serie animada (porque me quedó picando lo del contenido audiovisual). Me metí a HubBOG para afianzar más los emprendimientos y acelerarlos. Pronto les estaré contando sobre eso.

Agradezco mucho a todos los que apoyaron el proyecto, a todos los que en Facebook me han dado sus opiniones. Ideas hay muchas, ganas hay más. O como dice el buen Fernando Anzures: NEEEEEEEXT.

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares