miércoles, 29 de septiembre de 2010

No al drama

Un post de Mema, la princesa samaria, me puso a pensar en el tema de si existe aquella persona que nos mueva el piso, que nos genere pasiones, pero que a su vez las sienta por nosotros. Es decir, que proporcione una relación equilibrada. Y tuve la oportunidad de hablarlo con ella misma, personalmente. Olvidé pedirle el autógrafo -craso error- pero espero que se vuelva a repetir. Sigamos: Considero que son muy pocas las probabilidades de que dos personas se atraigan, se apasionen, se junten, y empiecen a vivir un amor de novela. Pasa, claro. Y no sólo en las películas. Pero no sucede con tanta frecuencia como quisiéramos.

Una mujer conoce a un hombre, un hombre que tenga las suficientes cualidades para llamarle la atención a ella. Ella se siente atraída por él. Si la cosa es mutua, puede suceder que las cosas avancen y finalmente -casi irremediablemente- las pasiones se acaban para alguno de los dos. Y el otro queda sin piso así que terminará "enamorándose". Aquí es donde quiero empezar a hacer diferencia: eso no es amor, es traga, es embobe, es 'crush'.

fuente: http://bit.ly/9XgVpW
El otro caso: el mismo hombre y la misma mujer y él le presta atención inicialmente, lo suficiente para que ella se forme el video y crea que tiene futuro. Pero él va en otro plan, sencillamente no está interesado y para él es un juego. Ella se envidea, se muere por tratar de descifrarlo, o de entender por qué carajos es que él no le presta atención. Y ahí sigue la serie de pensamientos clásicos, como que todos los hombres son iguales, como que los hombres no valen la pena, los hombres no le meten corazón a las cosas, los hombres sí tienen sexo sin amor, etc.

Ahora el caso contrario, ambos se llaman la atención. Pero por alguna razón ella no está interesada. Porque ella acaba de salir de una relación, porque prefiere estar sola, porque el tipo no es material como para algo serio, en fin. Cualquier razón. Entonces es él el que se emboba con ella, el que no entiende cómo es que la cosa no funciona, y empieza a sufrir con el llamar o no llamar, el buscar o no buscar, invitar o no invitar. Como ven, no es que las mujeres sean unas brujas malévolas, ni que los hombres no tengamos corazón. Muchas veces es cuestión de momento, de timing (aquí entre nos, odio ese temita del timing).

Bien, volvamos a lo básico. Creo que el tema es diferenciar el amor de la traga. El 'love' del 'crush'. Al principio alguien te atrae. Atracción. Por ahí se empieza. Esa atracción no necesariamente es física sino que puede ser intelectual, o un no-se-qué no-sé-dónde. Si se arriesgan a empezar a salir, puede que se traguen, por lo general esto ni es al tiempo ni es equilibrado. Siempre habrá alguno que se encarrete más, por cualquiera de las razones que ya les mencioné más arriba. Pero nada, eso tampoco es amor.

El amor, el de verdad, el que no es sólo pasión sino corazón, el que incluye amistad y lealtad, el que no es de "besémonos" sino de "conozcámonos" es diferente. Ese sí es equilibrado. Es más tranquilo y racional. Claro, todos queremos llegar a eso pasando por la pasión. Lo que sucede es que no es tan equilibrado. Por definición la pasión es fuerte y desequilibrada. Es impulsiva y emotiva. Es un torrente de emociones sin freno. Ahora, yo mismo muero por una relación bien apasionada, conocer una mujer que me revuelque los más bajos instintos y que además sea mutuo. Pero tristemente no es tan probable. Siempre hay más de un lado que del otro. 

Fuente: http://bit.ly/aq8Fbz
Creo que alguien que quiera comprometerse en una relación estable y duradera debe estar dispuesto a superar esa tormenta de emociones y de inestabilidad emocional que se vive al principio. Y la palabra clave es esa: Compromiso. Imagínate una piscina, o una tina. Tranquila, calmada. Esa eres tú. Ahora lánzale una piedra, una piedra que va a salpicar cuando caiga, una que generará ondas que van y vienen. Va a armar un desorden. Esa piedra es la otra persona. Pero ese desorden poco a poco se va calmando y al final se llegará a la estabilidad que se desea, con piedra y todo. En ese punto, aunque esa piedra te saque la piedra, ya la relación es tan estable que no afectará profundamente la relación. Entonces, ¿estás dispuesto(a) a superar esa primera etapa? ¿A continuar aunque la otra persona se muestre más enamorada que tú? Esperar que ambos sientan exactamente lo mismo es utópico. Pero si crees que tiene futuro, que la otra persona vale la pena, aunque no sientas maripositas en el estómago deberías continuar. Eso es compromiso. Quién sabe, te puedes estar perdiendo una oportunidad maravillosa.

Creo que lo que nos falta es dejar de idealizar tanto las relaciones en un comienzo. Dejar de soñar con esos amores de novela, con un montón de drama. Aquellos en que las familias se oponen, en que es lo peor si Federico Rigoberto es un mecánico y que Guadalupe sea una chica fresa. Los amores de verdad son los que se afianzan en la amistad, el conocimiento y la lealtad. No en el drama. Cuando quiera drama pongo "Closer".

jueves, 23 de septiembre de 2010

Pasión por lo que haces

Últimamente mis post andan muy en el plan de "autoayuda". Si sigo así me empezarán a decir Omar Rizzo. Pero qué carajos, creo que uno tiene que ayudar a reforzar ideas. Además que esto también me sirve a mí, no crean que yo aplico todo lo que digo, pero sí lo creo firmemente, de manera que de a pocos lo voy interiorizando y luego será natural. No forzado. Todo lo que escribo lo creo, quizás es por eso que logro convencer a un par de personas o que varios se identifiquen. Así que hay que hacerlo en la vida diaria, allá afuera, en el día a día. 

Justo ahora estoy involucrado en un par de proyectos que potencialmente son muy buenos. Hay que invertir mucho en ellos, sobre todo trabajo. Por supuesto el dinero es una parte clave, pero considero que a punta de trabajo fuerte y pasión se puede lograr. Ambos proyectos me apasionan, aunque uno de ellos lo he descuidado porque no soy el único que lo hace y sé que si no estoy presente, el proyecto sigue. En este proyecto soy un colaborador apasionado y espero de todo corazón que prospere, así no esté metido de cabeza.

El otro proyecto depende un poco más de mí. Hay mucho por hacer y debo estar muy involucrado. O no tanto "debo", sino "quiero". Es de esas cosas que te tienen pensando cuando te levantas, o que cuando te acuestas piensas uy, esto podría funcionar y al otro día llegas a compartirlo con los involucrados. No sólo es algo que te hace pensar sino que te alegra la vida, porque sientes que al final las cosas pueden salir muy bien, sientes que tienen todo el potencial del mundo. Sientes que si las cosas salen como las planeas podrás conquistar el mundo, Pinky.

El proyecto está empezando apenas y sé que lo que se viene es duro. Muy. Pero así mismo es interesante. En el tiempito que llevo metido en esto he logrado crear interés en varias personas que creen tanto como yo y, opinión personal, puede deberse en gran medida a la pasión que me genera. Como decía, creo que en un tiempo estaré pensando en que quiero tirar la toalla, eso siempre pasa. Por ahí leí una frase que decía: "Nada que uno pretenda que perdure se hace en un segundo, se necesita perseverancia". Muy cierto. Además creo que con la gente que tengo al lado -no sé si ellos me lean- todo se puede lograr. Seguramente ellos me dirán "marica, no sea tarado, dele que ya casito". Ese proyecto también es de ellos. Igual que mi agradecimiento. Uno las cosas no las hace sólo, no hay que ser tan iluso. Creo que siempre hay que contar con el apoyo de las personas que sienten la misma pasión que tú. Varias personas me han dicho "puedes contar conmigo, para lo que necesites". Tengo que hacer una aclaración enfática. El proyecto inicialmente no es sólo mío. El sueño lo comparto con una amiga, pero por cosas de la vida en este momento ella no me puede ayudar tanto como quisiera. Espero que pronto forme parte de todo. A eso le apuntamos.

Mi consejo personal, luego de este texto desorganizado pero apasionado, es que busques hacer lo que te gusta, lo que te mueve, lo que te apasiona. A mí me gusta escribir, y más si de lo que escribo me apasiona. Búscate un objetivo en la vida -sirve para todo: ese carrito que quieres, la casa de tus sueños, etc.-. Busca ese objetivo y piensa cómo lo puedes lograr. Si no sabes cómo buscarlo, procura pensar en qué te gusta hacer y ojalá sea algo en lo que además eres bueno. Dale, piénsalo e imagínate cómo será cuando lo logres. Permítete soñar. Los grandes proyectos empiezan con un sueño. Y los grandes viajes empiezan con un paso. Luego ponte manos a la obra y dale. Lo más rico de todo, y lo más importante, es disfrutar el proceso. Esa es la clave. Humilde opinión.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Mi blogger secreto

Cuando me invitaron a participar en el #bloggersecreto lo pensé dos veces, primero porque el "regalo" es un post sobre la persona que te salió. Tengo el inconveniente de no interactuar mucho con los blogueros por cuestiones laborales, así que pensé que no resultaría. De hecho, a ella no la pude "endulzar" y la mantuve en el olvido. OK, no en el olvido, porque la pensé mucho, pero igual ella nunca lo supo, así que la misma le dio.

Para quienes no sepan, supongo que la mayoría, el Blogger Secreto fue una iniciativa de @Turint quien reunió a un grupo de blogueros y nos invitó a participar escribiendo un post para cada quién. Buena iniciativa, me parece.

Bueno, mi bloguera es Carolina Pardo (@CarolinaPardo_), una barranquillera de aquellas imposibles de ignorar. Una mujer con toda la actitud y que no pasa desapercibida ni aunque quiera. Su blog es temático y está dedicado al cine. Me gusta su estilo y la pulcritud con que lleva sus letras. No es fácil encontrar errores (o es imposible, porque yo no me crucé con ninguno). Francamente es un blog que vale la pena leer.

Pero detrás de esas palabras se encuentra Carolina, la mujer. Esa mujer es arrolladora, o al menos eso se percibe desde ese lado del timeline (terminología twitter). Esta niña inspira y respira sensualidad o, si se quiere, sexualidad. Es retadora con sus palabras. Disfruta hacernos volar la imaginación mientras ella vuela con la suya. No habla con tapujos y dice las cosas tal y como las siente. Ese tipo de personas que vale la pena conocer porque siempre sabes a qué te atienes, si estás en la buena o en la mala, si le caes bien, mal, regular. Si le caes bien igual te podrá decir las cosas como son y sin rodeos.

No la conozco mucho, creo que hay mucha Carolina Pardo Delgado qué conocer. Así que prefiero no aventurarme mucho más de lo que ya lo hice. Sólo me queda decirles a todos que pasen por su blog y si tienen twitter sigan a @CarolinaPardo_ sin dudarlo. Créanme, vale la pena.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Mi cupcake

Tengo un cupcake que me gusta mucho. Lo vi hace poco en esa tienda, en el mostrador. Yo no soy un tipo dulcero así que en un principio no me fijé demasiado, pero por alguna razón logró captar mi atención. Me acerqué despacio, lo detallé mejor, y me pareció un cupcake muy bien hecho. Se podía apreciar que lo hicieron con todo el esmero, cada detalle muy bien pensado. La crema que lo cubre está cuidadosamente puesta en su sitio, una crema rosadita, provocativa. Y en la punta de la crema, un corazón. Rojo. Encendido. De esos corazones que pueden quemar.

Tímidamente me acerco a preguntar si ese cupcake está a la venta, si es real, o si es tan sólo una muestra de aquellas que se usan para atraer miradas. Tan perfecto se ve. Medio irreal. Lo compré. Me atrajo y me gustó, así que lo compré. Ya más de cerca vi que no es tan perfecto. Vi que por el contrario tiene detalles que lo hacen diferente, la crema tiene algunos granos de azucar, el corazón no está perfectamente alineado y tiene unas arruguitas aquí y allá. Supongo que ha sido un corazón maltratado. Siempre hay alguien que no sabe tratar un corazón como se debe. Gente sin corazón, debe ser.

Pero esas imperfecciones lo hacen único. No hay un cupcake igual. Es hecho a mano y con pasión. Y por eso me gusta. Por eso captó mi atención. Lo compré porque no es uno entre tantos, sino que es mi cupcake. Es EL cupcake. Sus imperfecciones lo hacen ser lo que es y así es que me gusta. Con su sabor incierto, con su aroma atrayente, con su forma delicada y precisa. Lo tuve sobre mi mesa un instante, sin saber qué hacer, tan sólo admirarlo. Me gusta tanto mi cupcake que no sabía si debía comérmelo o no. Y como no supe qué hacer, lo tomé, lo guardé en su caja y salí corriendo llevándolo conmigo.

Golpeé en su puerta y esperé que saliera a pesar de la hora. Se lo regalé a ella, para que ella lo disfrute. Porque quiero que ella sea mi cupcake.

Feliz día del amor y la amistad.

Qué inconformes


Para escuchar mientras lees:


Es curioso -todos lo sabemos y lo decimos, es vox populi- cómo las personas nunca estamos contentas con lo que tenemos. Uno siempre se dice que será feliz 'cuando tenga mi casita', 'cuando cambie de trabajo', 'cuando tenga novia', y así. Somos como pendejos, ¿no?

Voy a hablar del caso particular -y recurrente en mis últimos post- del "relationship status". Frescos, aquellos que estén empezando a pensar que qué mamera de tipo, otra vez se puso a hablar del amor, les digo que a veces me agarro de un tema y escribo varias cosas al respecto porque las ideas van fluyendo. Ya hubo tanda de denuncias, otra de amistad, otra de mi familia. Este post y el llamado "100% actitud" son consecuencia de "la novia-no modelo", que recibió varios comentarios que me hicieron pensar algunas cosas que ameritan ser tratadas con más detalle. Es más, esto lo estoy escribiendo hoy viernes 3 de Septiembre y supongo que lo publicaré en un par de semanas. Para su tranquilidad, creo que será el último de esta "Serie Rosa", así que nada de nervios.

Prosigamos. Yo estoy soltero -y hago lo que quiero- desde hace un buen tiempo. Claramente, he tenido momentos en los que he deseado tener alguna relación seria e incluso lo he intentado, pero no se ha dado por diferentes razones que no vienen al caso. El tema es que la mayoría de mis amigos, conocidos y familiares están casados, de manera que he recibido varias veces el consejo de mis tíos y tías: 'Mijo, eso aproveche la soltería, que luego cuando esté casado no va a poder hacer nada', y frases de amigos como 'qué envidia le tengo. Poder salir sin pedir permiso, trasnochar por la rumba y no por los hijos', 'qué daría yo por estar en su lugar'. Cosas por el estilo son pan de todos los días. Y mientras tanto, los solteros desean (deseamos) tener a alguien que nos consienta, que nos llame, o alguien a quién llamar y con quién arruncharse así sea los domingos por la tarde y ya. Repito: Uno sí es bien pendejo.

Fuente: http://bit.ly/cHcsKV
Los solteros añorando una pareja y los casados deseando la pareja pero bien lejos. ¿Entonces? ¿A qué jugamos? Yo digo orgullosamente que me he gozado esta soltería más que todas las anteriores. Esta vez me ha durado más pero digo sin equivocaciones que nunca había disfrutado tanto el estar solo, el poder conocer mucha gente, socializar, salir, pasear, ir de rumba, en fin... de todo un poco. Y eso me permite creer que cuando me llegue el momento de tener una relación estable la disfrutaré muchísimo y haré todo lo que no se puede hacer estando sólo. Llamaré, consentiré, atenderé, cuchichearé, me dejaré consentir y llamar y paladear y todo lo demás. Me gozaré las coincidencias con mi pareja y amaré las diferencias. De eso se trata. No sé en qué momento de tu vida te encuentres, pero seguro es muy disfrutable, seguro hay alguien que quisiera vivir lo que tú estás viviendo ahora. Así somos los seres humanos. Entonces gózatela, pásala bueno. En vez de amargarte por lo que no tienes, ríete por lo que sí tienes. Y eso aplica para todo, para el trabajo, para el carro, la bicicleta, la vida.

Fuente: http://bit.ly/djjK83
No seamos tan pendejos. Disfrutemos la vida como viene, saquémosle provecho, pensemos en qué queremos y busquémoslo, pero disfrutando el proceso que es lo más bacano. Hay personas que dicen que yo tengo estrella, que la vida me ha resultado fácil. Yo creo que no es tanto eso, sino que no me amargo tanto y vivo tranquilo. Y eso se lo aprendí al ser más puro y especial que conozco: mi mamá.

Ustedes no tienen por qué saberlo pero ella no ha tenido una vida tranquila y fácil, sólo ahora está disfrutando con tranquilidad. Y si mi mamá, con tanto problema en la vida, lo pudo hacer, yo puedo. Y si yo lo hago ¿por qué ustedes no? Mi mamá respira una paz y una calma envidiables. Ella es un ángel en toda su expresión. Es más, ahora que lo pienso, esa es la estrella que tengo. Tengo un angelito en el cielo y tengo otro en la tierra, en la casa, que es mi mamá.

Problemas tenemos todos. Deseos tenemos todos. Pero esta vida es muy bacana como para andar remilgando y refunfuñando por lo que nos falta. Ponte a pensar en las cosas que sí tienes, que te aseguro que no son pocas. Relájate y disfruta.

martes, 7 de septiembre de 2010

100% Actitud

Para escuchar mientras lees:




Gracias a los comentarios del post, "La novia-no modelo", me puse a pensar en esa idea de que 'los hombres así no existen'. ¿Así cómo? se preguntarán ustedes. El comentario vino debido a que en el post mencioné cómo quisiera que sea mi pareja y que, más que el físico, quiero que tenga cerebro, actitud y personalidad. Se hizo un comentario anónimo diciendo que los hombres así no existen. Bueno, yo no creo que no exista ese tipo de hombres. Existen, pero no se hacen notar.

Primero voy a tocar el tema del físico, para salir rápido de eso. Para mí el físico es importante, por supuesto. Todo entra por los ojos. Pero no quiero una mujer que sea material de Miss Universo y que le guste a todo el mundo, sino que me guste a mí. Y para gustarle a alguien no se necesitan medidas perfectas sino actitud. No sé si les ha pasado -tanto a hombres como a mujeres- que están en una sala y entra una persona del sexo opuesto robándose todas las miradas. Analizándola no es alguien con una belleza física que cumpla con todos los parámetros pre-establecidos, pero sí es alguien con toda la actitud, que entra segura de sí misma, que llama la atención porque irradia buena vibra, porque tiene una energía especial. Esas son las personas que atraen. No son las personas que entran suavecito para no hacer ruido y que nadie los vea, sino las que entran naturalmente y por eso mismo se roban todas las miradas -tampoco hay que hacer alboroto, eso ya es ramplonería y, en últimas, inseguridad-. Y dentro del tema de la actitud, la parte que se ve influye mucho. ¿No te ha pasado que algún día te sentiste desarreglado hasta que alguien cercano te dice 'oye, esa camisa te queda bien'? Desde ese día usas esa camisa más seguido, seguro. También caminas con más seguridad porque "sabes" que te queda bien. Y efectivamente, sientes que llamas más la atención. Es la misma camisa y eres la misma persona, pero tienes diferente actitud. Ese es el punto. Para terminar con esta parte agrego: arréglate, vístete bien, có[email protected] -no se trata de tener la ropa más elegante y costosa, sino la que te haga sentir bien, que te ayude con la actitud-. La parte de afuera ayuda para cambiar lo de adentro, pero lo importante es lo de adentro, porque es eso lo que hace que lo de afuera se vea bien. La actitud. Sonríele a la vida. No me alargo más, finalmente este tema ya lo traté en posts como "Seamos claros", "No es cuestión de enamorarse sino de seguir enamorados" y "Las siete cosas que me gustan de una mujer". 

Ahora sigamos con el tema inicial y principal. Como decía más arriba, no creo que 'los hombres así no existan', sino que no hacen ruido, precisamente por su naturaleza tímida. Usualmente el que es romántico es tímido, porque socialmente se considera que el romanticismo denota debilidad y por el contrario, se cree que el que es práctico, el que ve la vida con el lado izquierdo del cerebro, es más "fuerte". Creo que están equivocados. Lo cortés no quita lo valiente, dicen por ahí. Yo solía ser muy tímido e introvertido; ahora me considero menos tímido pero extrovertido y eso me ha facilitado mucho la vida. Yo no me considero nada especial ni diferente a mucho tipo que hay por ahí. La única diferencia es que por alguna razón le estoy perdiendo el miedo al rechazo. Y cuando uno se quita ese peso de encima vive más tranquilo y dice las cosas de frente y sin rodeos. Como son. Si una mujer me gusta se lo hago saber. Y creo que también se me nota si es para algo serio o para todo lo contrario -osea, algo inserio-. Y si es para algo serio me comprometo totalmente con esa relación, hasta que deje de tenerla. Y ya está.

Creo que el punto es ese, que las cosas se digan y se traten como es. Perdámosle el miedo al qué dirán. No es fácil, yo estoy aprendiendo, pero sí se puede. Cuando uno vive así la pasa mejor. Los prejuicios sociales son sólo eso, prejuicios. Es pura presión de grupo. Como en el colegio, que todos los niñitos se burlan del 'pobre' que recibió una cartita de amor de la novia, pero en el fondo todos lo envidian. Hasta Tomasito, el matón del curso. Y eso pasa toooodo el tiempo, tooooda la vida. Mis amigos de la universidad -probablemente alguno esté leyendo- me la siguen montando por eso. Hace poco puse en el estatus de Facebook algo romanticón, y la mayoría de comentarios que recibí fueron burlándose. Obvio, como ellos ya están casados, pues ya el romanticismo lo tienen en la casa. Así que vienen y se desquitan con Gamboa. Pero qué carajos, ya me llegará lo mío. ¡Ja!

Termino con la idea central: Vivamos la vida más relajados, no nos preocupemos tanto por el qué dirán, pasémosla bueno. A las mujeres que quieren un hombre romántico, pídanlo, como para que uno sepa. Y a los hombres románticos: Ojo, por ahí los andan preguntando, dicen que ustedes no existen. Déjense ver. Yo ya levanté la mano.

-------------------------------------

Post Data.

Hoy hablaba con una buena amiga acerca de algo que me dijeron y que le repetí a ella: A veces no hay que estar con quien amas, sino con quien te ama. Ese es el punto con los románticos: como llegan pisando suavecito, al principio no suelen mover muchas pasiones (si ud, querido lector, es romántico y mueve pasiones, considérese muy afortunado). Pero con el tiempo esas relaciones tranquilas, alegres, felices, se van llenando de amor. El amor es una vaina que se construye, es diferente a la pasión. Tengo dos muy buenas amigas que hoy en día están felices con ese hombre que las fue conquistando de a poquitos. Punto para los Románticos!! -En tu carota, coyote cósmico-.

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares