jueves, 18 de febrero de 2010

7 tips para ser un buen jefe

Hace rato no publicaba 7 tips, así que aquí vamos. Unos meses atrás en Portafolio salió un artículo muy bueno llamado "Pistas para ser un CEO (director general) efectivo, según Jack y Susy Welch". Jack Welch fue presidente de General Electric, así que sabe de lo que habla. Voy a copiar las ideas generales -mas una propia-, en mis palabras y citando a los autores varias veces. No quiero darme crédito de algo que no digo yo. 

Tengo amigos que creo que son muy buenos jefes,  aclaro porque no es mi intención "rajar de la gente" como siempre, sino todo lo contrario. En la nota en ocasiones hablo de empleados, otras de la gente, otra de subalternos... esto es indistinto y lo hago con el objeto de generalizar sin ser repetitivo. Hay que ponerlo en el contexto de cada quien. OK, estos son los 7 tips para ser un buen jefe.

1. Mantener la integridad. Hacer siempre lo que se considere correcto. Puede que no siempre aciertes, que hagas algo que al final tuvo malos resultados, pero si lo haces a conciencia estarás tranquilo y tu gente lo sentirá, eso es importante. Además eso también te dará seguridad.

2. Dar ejemplo. Clave. Si tienes como política el cumplimiento de un horario, tú debes cumplirlo. Si exiges un dress-code aplícalo, no vas a llegar en jean mientras todos usan corbata. Dar ejemplo es la mejor manera de ganarse el respeto de tus subalternos y no es secreto que si no ganas su respeto no estás haciendo bien las cosas.

3. Buscar que la compañía le aporte a la comunidad. Esto suena un poco macro, pero es perfectamente aplicable a la dimensión de cada uno: Si soy jefe de un área debo buscar aportarle al departamento, si soy director de departamento debo aportarle a la gerencia, y así. El ejemplo que dan Jack y Suzy Welch lo plantean diciendo que cuando tu organización no le aporta a su entorno, se vuelve improductiva y terminas volviéndote mezquino -y tacaño, debo añadir-: dejas de invertir en el bienestar de tus empleados, es el primer recorte que se hace tratando de ahorrar dinero. Así como un empleado motivado es muy productivo, uno desmotivado puede volverse un hoyo negro y eso se ve reflejado en mi área como jefe. 

4. Establecer el tono. "Una organización toma su actitud basándose en la persona que está al mando". Relacionado con lo de dar ejemplo: Si tú eres deshonesto no puedes esperar que tus empleados lo sean. Si eres correcto, la gente empezará a serlo. También aconsejan procurar ponerte en el lugar de tu gente y así lograr entenderlos mejor. 

5. Maximizar el intelecto de la organización. Importante. Hay que lograr que todos los empleados "tengan la mente puesta en el juego", como dicen Jack y Suzy Welch: "El primer paso es estar abierto a lo mejor que todos, en todas partes, tiene que ofrecer. El segundo es transferir ese conocimiento a lo largo de la organización." En otras palabras -o como yo lo veo- hay que estar abiertos a la opinión de tu gente, de ahí pueden surgir muy buenas cosas.

6. La gente primero, la estrategia segundo. Cito de nuevo a los autores: "Poner a la gente correcta en el empleo correcto es mucho más importante que desarrollar una estrategia". Puedo tener un excelente mensajero, pero de soporte técnico no me va a dar sino pérdidas. Una persona con perfil comercial no dará los mejores resultados en contabilidad. Considero que hay que prestarle mucha atención a los empleados que no dan los resultados esperados, muchas veces detrás de eso hay gente mal ubicada. Y para cerrar la idea: "Sin los líderes correctos desarrollando [las estrategias] y siendo dueños de ellas, obteníamos presentaciones muy bonitas y resultados mediocres."

7. Confianza en sí mismo. Voy a tomarme el atrevimiento de copiar el párrafo exacto. Creo que habla por sí solo:
"La arrogancia mata todo, y hacer gala de ambición puede tener el mismo resultado. Hay una línea muy delgada entre la arrogancia y la confianza en sí mismo. La autoconfianza legítima es una ganadora. La prueba verdadera de la autoconfianza es el valor de ser abierto, acoger el cambio y las ideas nuevas independientemente de su fuente. La gente autoconfidente no teme que sus opiniones sean cuestionadas. Disfruta con el combate intelectual que enriquece las ideas. Ellos determinan la apertura general de la organización y su capacidad aprender."

Tal vez no profundicé mucho, pero es difícil hacerlo sin perder la globalidad que amerita. De todas maneras creo que esos siete puntos nos dan una clara idea de las buenas prácticas en aquel difícil arte de ser jefe. Ahora, si no lo haces para obtener mejores resultados en tu organización, al menos hazlo para que no te insulten. En España llamar 'hp' a un jefe no es motivo de despido, como leí en el tiempo hace un tiempo:
Y como en Colombia copiamos lo de afuera, ya deben estar presentando el proyecto de ley en el Congreso. ¿Será que lo aprueban? Hagan sus apuestas!!

***********************************


Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares