sábado, 3 de abril de 2010

Tu procrastinas?

Los colombianos tenemos una pésima costumbre (no sé qué tan común sea en otras latitudes y longitudes, así que prefiero no acusarlos sin pruebas) y es la de dejar para luego lo que tenemos que hacer. Tengo un amigo que siempre llega tarde a las citas y reuniones. Cada vez que lo llamamos dice "sí, sí, aquí voy en la 127 con autopista, ya voy llegando" cuando ni ha salido de la casa. Por supuesto si salió tarde de su casa fue porque se quedó viendo el final de The Big Bang Theory, o prefirió bañarse después de almorzar.

A muchos nos ha pasado que estamos en el bus o en transmilenio y a algún otro pasajero -o aún peor, a nosotros- le suena el celular. El sujeto contesta y responde "Sí, sí, ya estoy llegando. Es que hay un trancón tenaz por acá. Voy en... Los Héroes!!" cuando en realidad está en la caracas con 53. ¿Por qué tenemos (me incluyo) esa manía de llegar tarde a las citas? Pues por la bendita costumbre de dejar todo para última hora. Osea: procrastinar. Investigando un poco, vi que el origen puede ser psicológico, físico o intelectual. Como quien dice medio Colombia está loco, mamado o es bruto. O las tres.

De todas maneras me niego a creer eso. Mi teoría es que la vaina va por el lado cultural. Nosotros culturalmente estamos acostumbrados a que a las citas se llega 15 minutos tarde. A las fiestas, pues más. Si alguien llega puntual es un desocupado o es novia fea. Qué mal, no les parece? Por el contrario, el hacerle perder a alguien 15 minutos es faltarle al respeto. A nadie le gusta estar un rato sentado (o de pie y mojándose) esperando a que el otro llegue. Yo lo hago mucho. No lo de esperar y mojarme sino lo de llegar tarde. Mea culpa. Aprovecharé Semana Santa para rezarme un par de oraciones ya que me estoy confesando.

En Colombia uno nunca llega a las fiestas a la hora que empieza porque "hay que hacerse el importante". Ir a cine de 9 es llegar a las 9 y 10 a comprar palomitas y gaseosa. Igual, la película empieza después de 20 minutos de cortos y publicidad. Por qué? pues porque ya se sabe que a las 9 el teatro está a medio llenar. No debería ser así. Si la película es a las 9, que empiece a las 9. ¿No?

Nos falta mucha cultura en varios aspectos y uno clave es este. Padecemos de "fuequeísmo". -'Quiubo Martínez, ¿cómo le fue con el informe?' -'Huy jefe, fue que me encargaron unas estadísticas para ya". O "fue que mi niño se enfermó". Llegamos incluso al punto de enfermar familia. Es más, este post lo escribí en dos tandas, porque no lo terminé en un tacazo. Y tenía pensado escribirlo desde hace como un mes. Me gusta el tema en otros países, sobretodo europeos, en que no te joden para nada, pero si las cosas no están en el tiempo en que dijiste, se arma la más tenaz. De eso se trata, de hacer las cosas bien, sin presiones cada media hora, pero terminarlas a tiempo. Nada más aburridor que el jefe preguntando cómo vas con eso que te pidió en la mañana.

En fin, la cosa es cultural y espero que poco a poco lo vayamos cambiando. Que tomemos lo bueno que vemos de otras culturas y lo aprendamos. Nosotros culturalmente somos muy conchudos, y estamos acostumbrados a hacer las cosas a medias. Los (nos) invito a procurar ser más cumplidos, a hacer las cosas a tiempo, a no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. A vivir el día como si fuera el último. Carpe Diem. Es más, querido lector, si estás pensando hacer un comentario sobre este post, dale, de una. De pronto mañana se te olvida. Prometo responderlo mañana, o pasado mañana, según.

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares