lunes, 17 de mayo de 2010

Mi primera vez... con internet

Hoy es el día internacional de Internet. Un tweet de @JoseCarlosTecno me hizo pensar en cómo fue mi primer contacto con la red de redes. Ya me puedo sentar a hablar como un viejito: Recuerdo que era 1995, yo era un joven impetuoso, estaba en segundo semestre de Ingeniería de Sistemas, Universidad Nacional. Por esa época ya se hablaba mucho de Internet en mi universidad, pero el mito es que sólo se daba una cuenta para usar internet a los estudiantes de últimos semestres que necesitaban hacer investigaciones. No a pendejitos de segundo. El proceso para obtener esa cuenta era complicadísimo, tenía que hablar masomenos con media administración de la facultad para poder obtenerla. Ahora que lo pienso, nunca me han gustado las roscas -sobretodo porque casi nunca estoy en ellas-. Y como no me gustaban las roscas, pues me busqué la manera de obtener una cuenta. Creo que fui de los primeros estudiantes de 'ligas menores' que obtuvo el permiso para conectarse a la red. Cada cierto tiempo iba y me conectaba a ver qué encontraba de nuevo. Cada cierto tiempo, unas dos o tres horas.

Todo en esa época era a blanco y negro. O a verde y negro, porque los caracteres eran verdes. Monitores monocromáticos, que venían en verde, un amarillo tostado o gris. No existía la WWW (ahora se piensa que WWW es internet, lo cual no es cierto). Por eso es que la mayoría de direcciones de internet empiezan con www.

Mi engome con la red fue cuando una vez me conecté y escogí la opción '9': IRC, que era el chat. Me conecté y saludé. Seguramente dije algo como "Hola mundo" o "Alguien por ahí?" La sorpresa y emoción fue cuando alguien me respondió el saludo. No nos volvimos amigos, no sé quién era, no sé si también era su primera vez -qué romántico- o qué carajos. Sé que era un estudiante de sistemas de Los Andes. Por supuesto casi lloro de la emoción. La vaina es que no tenía a quién contarle. Es la escena típica de película en que alguien grita emocionado frente al computador, levanta los brazos, y cuando se da cuenta y mira alrededor, todos lo están mirando con cara de "imbécil, deje trabajar". Seguramente habría más de uno intentando hacer un programita en Pascal o en C. Ellos desarrollando y yo conociendo internet. Habría sabido que ahora es al contrario... Nunca me gustó desarrollar y es a lo que me dedico. En fin.

Ya luego vinieron los colores policromáticos, ya se podía jugar Outrun o Test Drive a colores. Ya se podía ver qué era lo que levantaba Larry en colores y la emoción era mayor. Era la época del F15 y del F19. Prince of Persia ya no era a punta de grises. Con el color se disfrutó mucho más la WWW, que echó mano de la tecnología de los hipervínculos. Gracias a eso se empezaron a ofrecer servicios de correo electrónico. Mi primer mail fue el de la universidad y seguramente era ogamboa. En esa época hotmail no era de microsoft. Y me sonaba a 'hotline' y confieso que fue por eso que al principio no quise abrir cuenta ahí. El porno no es de mis fuertes. Pero sí abrí cuenta en latinmail y usaba latinchat: "Hola, alguna niña linda de Bogotá que quiera hablar?". También tuve cuenta en Starmedia y en Terra, aunque nunca las usé. Era cuando las cuentas de correo tenían un mega de capacidad. Creo que hotmail tenía 1.2 megas. Y CON ESO BASTABA!!! Obvio, tocaba borrar correos todos los días para que no se llenara. Y más con el bendito SPAM que siempre ha estado presente.  Google no existía, mucho menos Gmail. La batalla era entre Hotmail y Yahoo. Alguien todavía usa el messenger de Yahoo? A mí me gustó siempre más ese que el de MSN que nunca me ha parecido bueno. Para buscar algo era con Yahoo, o Altavista.

Ya uno se podía conectar desde la casa usando la línea telefónica. Todo era leeeeeeento, lento. Yo me dedicaba a bajar música y creo que me demoraba como dos horas bajando una sola canción en mp3, y rogaba que nadie llamara a la casa porque se caía la conexión. VIDA &#)#="!! A QUIÉN LE DA POR LLAMAR JUSTO AHORA???. Y usualmente las llamadas eran para mi hermano. O cuando uno se conectaba tocaba avisarles a todos en la casa. ME VOY A CONECTAAAARRRR. ALGUIEN NECESITA EL TELEFONOOOO???. Por eso tener una colección musical era todo un logro. Yo aún guardo y escucho orgullosamente mis primeros dos cds con mp3. A veces me los llevaba de la universidad a la casa en disquetes, pero como no cabían en un sólo disquete, pues los pasaba a .zip para poderlos particionar. No había CDs ni USB. 

Ahora es muy diferente. Tenemos internet hasta en los teléfonos celulares. Tenemos hasta teléfonos celulares (!!!). Vemos televisión online, la música que nos gusta la podemos poner en una página y el que quiera escuchar que pase y se acomode, que hay para todos. Antes comunicarse era un complique... hacer fila en los teléfonos públicos pagando con moneditas de 1 peso. O cuando estás en Carulla haciendo fila y te llega un mensaje al beeper, pidiéndo que llames urgente a la casa. Te sales de la fila y llamas: "No se le olvide comprar los chicles que le encargué". CARAJO!! Otra vez a hacer la fila. Ahora basta con sacar el celular y, si no tienes el número de alguien o no te interesa llamar, mandar un tweet. Internet nos ha cambiado la vida a todos. Todo es muy diferente y creo que los viejitos que vivimos su ausencia disfrutamos más su presencia, porque sabemos cómo era antes. A mí me sigue sorprendiendo el hecho de tener redes inalámbricas. Los manos libres bluetooth. Los celulares!! Pero hablando de internet... yo ya no veo televisión. Veo las series online, cuando quiero y sin comerciales. Mi televisor lo enciendo muy poco. Soy feliz con twitter y con el montón de gente interesante que hay por ahí, además de que me entero de las noticias antes que mucha gente porque alguien la trinó. Internet nos cambió la vida a todos y agradezco el pertenecer a ese reducido grupo de la población mundial que le saca provecho a esta tecnología. Es la locura. Humilde opinión.

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares