lunes, 9 de agosto de 2010

Geriátricos

Este post fue publicado originalmente en el blog de @CrizzPlop

Aún recuerdo las épocas de universitario en que la vida era pasarla bueno y ya. Se estudiaba, se iba a clase... pero había mucho tiempo libre. Y ese tiempo se usaba para rajar de la gente, para reírse, para beber -la verdad nunca he sido muy bueno para el alcohol aunque parezca lo contrario-, para ir de rumba -esto sí me ha gustado siempre- y en general para pasarla bueno. Jugábamos fuchi, básquet, patinábamos, jugábamos rol (calabozos y dragones, vampire y demás). Éramos un grupo muy bacano. Todavía lo somos. Me gusta mucho eso, porque aún después de tantos años nos seguimos reuniendo al menos 10 cada vez. Almorzamos algunos cada tiempito, nos llamamos con los otros... en fin. Bacano.

Entre tanta pendejada que hacíamos también teníamos la costumbre de reunirnos a jugar juegos de mesa en la casa de alguno, pedíamos pizza y jugábamos boggle, scene it, mímica, pictionary, magic. Sí, ñoños. Pero cómo la pasábamos de rico. A esas reuniones las llamábamos "geriátricos" burlándonos de nuestra actitud de viejitos, en vez de estar de rumba o alguna otra vaina.

Fuente:http://frankylicio.us/tag/superheroes/ 
En cambio ahora... ¡ahora somos viejitos! Claro, no quiero decir que necesitemos bastón, pero las costumbres cambiaron, como todo en la vida. Ahora nos reunimos a tomar onces donde cada uno lleva algo para comer -Todo el mundo menos yo, que soy un indio ingrato y egoísta-. Por puro engreído les diré que la última reunión tuvo tamales, chocolate, croissants, buñuelos, brownies, masato, empanadas y donas. Creo que no me faltó mencionar nada. Y aunque éramos como 15 personas, sobró un montón de comida. Es bonito ver las cosas en perspectiva y pensar que antes nos tocaba hacer unas colectas paupérrimas para poder comprar una caja de ron "caballo ciego", mientras que ahora la comida es abundante y los parqueaderos de visitantes casi no dan abasto. Bendito sea Dios.

Esta vez la reunión fue una tarde de sábado para conocer a la hija de una de nuestras amigas. Divina, igual a la mamá. En las reuniones de ahora los que ya son padres se comparten experiencias: que el cólico de la niña se le quita con esto, que cómo le ha ido con las trasnochadas, que si ya el bebé se despierta sólo dos veces, que miren que ya aprendió palabrotas -producto de las conversaciones de mis amigos y yo, parranganada de groseros-. "Miren cómo anda este de panzón", "huy pero cómo está de calvo", "oye pero te han crecido las puchas desde el embarazo". En fin. Yo que sigo soltero puedo ver las diferencias más fácilmente y darme cuenta, con una mezcla de desasosiego y alegría, cómo seré yo cuando sea papá de un mocosito. O mocosita. Aquí entre nos me derrito por las niñas y quisiera tener una hija antes que un hijo. 

Fuente:http://mikediluigi.com/?tag=funny 
Bueno, pues ahora como somos "viejitos" ya hacer reuniones para juegos de mesa, cine, o comprar bastones y corega ya no tienen gracia. Ya no es novedad. Ahora las reuniones "choco-locas" son para ¡HACER DEPORTEEEE! Si señores. Como lo leen, con horror y todo. Deporte. De esta misma reunión de onces que les menciono salieron dos magnos eventos: Uno fue el consabido partidito de fútbol 5, que entre amigos no es tan cruel. Allá estuvimos el pasado domingo. Era un partido de una hora, aunque me pareció como de cuatro. Ese jijuemadre reloj no avanzaba. "JUEEEEZZZZ, TIEEEMPOOOOO". "Marica, faltan 20 minutos" me decía Diego (@didarraga), que la hizo fácil y se pidió ser el árbitro. Yo corrí los primeros 10 minutos, y los otros 40 los caminé mano en cintura y jadeando. Ni me reía de las pendejadas que hacíamos porque el pulmón no me daba para mucho. OK, para mi honor futbolístico hice el primer gol. Y fue un golazo. ¡Pregunten! Cabe aclarar que gracias a ese gol flexioné la pierna de una manera digna de Ronaldinho y por eso todavía cojeo al caminar. Eso sí, cuando me preguntan qué me pasa saco pecho y digo con desdén "una lesión. Sí, en el partido del domingo" levantando ceja y todo. Como mi amigo Alex. Del autogol que hice no les voy a hablar, sólo para salvar algo del orgullo que me queda.

El segundo evento su autor, @EddisonMoreno,  lo llamó "Iron Man" y consiste en que, de aquí a tres meses, subirán trotando hasta Monserrate y el que llegue primero se quedará con las arcas, de 150 mil pesos por participante. Soy el come-años del grupo, además de los pocos solteros, por supuesto a mí me invitaron a correr con ellos. Por supuesto no acepté. Creo que me iré muy tranquilo en el funicular, y mi barriga y yo disfrutaremos de la vista y el paisaje bogotanos. Llegaré a la cima tan relajado como siempre y remataré mi gran esfuerzo con un desayuno generoso en San Isidro. Claro, subiré un par de balas de oxígeno para el feliz ganador, que terminará usando el premio para pagar las balas de oxígeno y la entrada a Urgencias en la San Ignacio de él y sus osados amigos. ¡Les apuesto 150 mil pesos!

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares