miércoles, 10 de marzo de 2010

Votemos

Se vienen elecciones en Colombia. Al respecto leí dos columnas que resumen lo que pensaba escribir en un principio. Hoy el marmotazo no creo que sea chistoso ni divertido. Si hablo a punta de "chascarrillo" pues pensarán que estoy mamando gallo y no: Hay cosas que ameritan algo de seriedad. Si están esperando el chiste, pailas.

Entremos en materia: La primera idea es la que bien dice Poncho Rentería: Si no vota, no opine. Hay personas que son apáticas para aportar, pero son las primeras en lanzar vituperios. Hay gente que nunca está contenta con nada. Que el colmo Samper y su elefante, que la tapa con Pastrana y la zona de distención. Ahora con Uribe también: "Ese presidente es un paramilitar, y es dueño de medio país", y así. Nada los tiene contentos. Ni siquiera el presidente con la más alta popularidad en mucho tiempo -quizás en toda la historia, pero no lo sé, no lo puedo asegurar-. Con las alcaldías igual, por ejemplo Bogotá. No eran felices con Mockus ni Peñalosa, mucho menos ahora con Samuel Moreno. ¿Será que ahora añoran a alguno de los alcaldes de otrora?

En fin. A lo que quiero llegar es a que si quieren tener el derecho moral de exigir, opinar y recriminar, pues voten. Votemos. Así sea en blanco. Votar en blanco es una manera formal (y gratis) de decir "No hay con quién", si eso es lo que quieren decir. No seamos abstinentes. Insulsos.

Una vez superada la barrera de la abstinencia, los invito a votar a conciencia. Como dice Mauricio Pombo, se demostró lo mal que está en este momento el polo democrático y lo desastroso que ha resultado su candidato como alcalde de Bogotá. Él propone votar por el partido verde, cualquiera de sus tres opciones. Si tienen tiempo, lean el artículo, me parece sensato. Esta mañana -y esa es la verdadera razon por la que decidí escribir hoy- hablaba con una buena amiga quien me decía que prefería votar por un candidato para hacerle contrapeso a otro. Personalmente no me parece lo correcto. Votemos por nuestro candidato y no en contra de otro. Supongamos que somos muchos los que queremos votar por alguien, en mi caso del partido verde, pero pienso que hacerlo sería perder el voto porque va mal en las encuestas o porque "nunca va a quedar uno de ellos". Ahora supongamos que muchos de los que queremos votar por el verde hacemos lo mismo. Al final, el partido verde parecerá tener menos fuerza de la que en realidad tiene, por nuestro temor a perder el voto. A mí no me interesa abultarle los números a alguien que no me convence. Lo que quiero es decirle a quien sí me convence que tiene mi apoyo sin importar si gana o no. Al terminar las elecciones perfectamente podrá ser una fuerza importante, como lo fue el Polo democrático en algún momento. Votemos. Y votemos por lo que queremos, no en contra de lo que no queremos.

Yo voto por uno de los tenores porque me parece que no tienen los vicios políticos de los demás partidos. Porque me parece que tienen propuestas sensatas y honestas, mas no oportunistas: "yo soy el sucesor de Uribe" o "yo voy a continuar lo que Uribe hizo", "yo cambiaré todo esto que no sirve". Qué bendita costumbre la de aprovechar las fallas o fortalezas de los demás, en lugar de hacer las nuestras. Lucho no me convence mucho, pero Peñalosa tiene un buen perfil administrativo y una preparación muy valiosa, mientras Mockus tiene todo el conocimiento que necesitamos. El tipo es tan pilo que por eso nos cuesta entenderlo. Pero ya todos sabemos lo mucho que mejoró Bogotá, cuando por esta ciudad nadie daba un peso, y todo a punta de educación. Nos cambió la forma de pensar, más allá de que ya hallamos vuelto a la misma falta de cultura gracias a dos administraciones de izquierda que no ayudaron mucho.

¿Se acuerdan cómo era Bogotá antes? Basura por todo lado, ladrones por todo lado, la ciudad era la más fea del país. Luego cambió un resto y hasta bonita se veía. La gente que venía de afuera decía "huy, pero como ha cambiado esto, como se ve de bonita". ¿O me equivoco?

Ahí les dejo ese trompo en la uña.

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares