lunes, 24 de mayo de 2010

El es divino, pero...

Estoy mamado de que me pase. Ya me aburrí de ser el tipo 'lindo' que las trata bien, el que es un amor, el de presentar a la familia, pero que al fin de cuentas... nada. Me ha pasado varias veces últimamente y créanme que no es nada agradable. Muy aburridor. Yo soy un tipo romántico y bobalicón, y como yo hay muchos, así que sé que me entenderán y se apiadarán de mí. Incluso algunos de ustedes, románticos bobalicones, me invitarán a tomarnos un par de tragos a nombre de las mujeres 'que mal nos pagan'.

Aclaro: Desde hace un buen tiempo he estado soltero y lo he disfrutado mucho. Es muy bacano poder salir y no tener que preocuparme por nadie más que por mí. Eso es genial. Lo que sucede es que disfruto mucho también el estar emparejado. No soy de los manes que disfruta el tener muchas mujeres y encuentarme por un par de noches con cada una. Mentira, sí lo disfruto -ni tarado que fuera- pero disfruto más el tener una mujer que se sepa mi vida, que entienda cuando le hablo de mis problemas, que le importe si una mañana me despierto con dolor de cabeza o si el sueldo ya no me alcanza. Eso no pasa con una one-night-stand. No me hallo diciéndole a alguna desconocida sudorosa en medio de la faena "imagínate que esta mañana se me olvidó hacer mercado". Y para ella sería jartísimo, de seguro no la volvería a ver. Rico tener a alguien a quién llamar a preguntarle cómo le fue con el jefe, o si al fin solucionó el problema aquel que la tenía desvelada. Alguien que te cuente pendejadas bonitas como que los peces ya tuvieron hijitos. Esas conversaciones te hacen pensar en otras cosas y es muy agradable hablar nimiedades. Aquel soltero -por perro que sea- que no haya añorado un plan arrunchis con películas que tire la primera piedra. Los hombres también tenemos nuestro corazoncito. Es que uno no es de palo.

Yo no suelo enseriarme con alguien, sobretodo porque con el tiempo me volví exigente y no quiero encarretarme con alguien si de plano no siento que hay futuro. Alguna vez lo hice sin estar convencido, y las cosas no salieron bien. Pienso muy bien si quiero tener algo serio con alguien, de manera que cuando lo hago es con todo el compromiso del caso. Lo malo es que las pocas veces que quise tener algo serio, ellas no. Maldición ciega. Justo con las mujeres que me dio por encarretarme estaban pasando por su etapa 'bitchy'. OK, la palabra es fuerte, así que mejor aclaro, antes de que se me vengan ellas con antorchas. ¡Ellas saben dónde vivo! La etapa bitch es aquella en que justo acaban de terminar una relación y lo que menos quieren es enfrascarse en otra. Quieren disfrutar su vida libre, no quieren tener que llamar a un man y contarle a dónde salieron, con quién y a qué hora llegaron. Y eso es respetable. Yo mismo ya lo hice, como les decía hace un rato. No quiere decir que ellas sean 'bitches', al menos no que yo sepa. Quizás la expresión no es la mejor, pero es la que yo uso.

La vaina es que 'como soy un tipo lindo' pues ellas se encarretan conmigo. Es que me las imagino diciéndose -o diciéndole a sus amigas- "es que el es diviiinooo, me trata súper bieeeeen. Él es un lindo, peeeero...". Pero. "Peronoeselmomento"s, "peronoquieronadaahora"s, "peroquieroestarsóla"s, "noerestúsoyyo"s y todo tipo de razones y 'desrazones'. Conclusión: jodidos. 

Otro pero es -porque también me ha pasado- "aúnquieroamiex". Este es peor. Si quiere a su ex, ¿por qué carajos se encarretan con otro? Pues porque les da miedo estar sólas. Y uno como un tarado cree que es el príncipe liberador. Pues nooooooo. Desengáñense mis apreciados lectores romanticoides tarados. Además usualmente aquel personaje por el que ellas suspiran es un hp a la carrera. Eso sí da rabia. Dan ganas de volverse igual de desgraciado. Quizás ese sea mi problema. Como no tomo la decisión de encarretarme a la ligera, me meto de lleno en la relación, y como me ven comprometido y sienten que me tienen ahí, pues me sienten seguro, aunque no sea así. No les doy el drama que enamora. Es triste, pero cierto: el drama es lo que traga. Si no lo sabían, sépanlo.

Una mujer que siente que tiene al tipo ahí, que siente que él lo haría todo por ella -aunque no sea cierto-, no está enamorada. De pronto agradecida, pero no enamorada. "Él es un divino, me atiende, me llama, me consiente". Pero ya. Si el tipo fuera un guache que escasamente las busca los domingos para el arrunchis, o cuando el man está enfermo y no tiene quién más le cuide la gripa. O entre semana. Mejor dicho, siempre que no tenga ningún otro plan en el que posiblemente levante polvo. Es en esos casos en que ustedes, mujeres, están pensando en el tipejo. No nos digamos mentiras, más de una de ustedes debe estar sonriendo en este momento porque sabe que es cierto. Por eso nosotros, los 'lindos' a veces pensamos que sería mejor y más fácil si nos volviésemos perros, si dejara de importarnos lo que las mujeres sienten. Es preferible ser un canchoso sin sentimientos que un idiota en la puerta con el ramo de flores. Es más, lo acabo de decidir: me voy a volver un perro. Sí. Canequero y todo. Me voy a descualquierar. Pero mientras tanto voy a revisar mi celular a ver si ella me llamó o me mandó un SMS. Digo, de pronto ¿no?. 



Tell me what it takes to let you go... 


You spent me up like money, then you hung me out to dry...



Tell me that you're happy that you're on your own
Tell me that it's better when you're all alone 
Tell me that your body doesn't miss my touch 
Tell me that my lovin' didn't mean that much 



Tell me who's the blame for thinkin' twice

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares