miércoles, 15 de septiembre de 2010

Qué inconformes


Para escuchar mientras lees:


Es curioso -todos lo sabemos y lo decimos, es vox populi- cómo las personas nunca estamos contentas con lo que tenemos. Uno siempre se dice que será feliz 'cuando tenga mi casita', 'cuando cambie de trabajo', 'cuando tenga novia', y así. Somos como pendejos, ¿no?

Voy a hablar del caso particular -y recurrente en mis últimos post- del "relationship status". Frescos, aquellos que estén empezando a pensar que qué mamera de tipo, otra vez se puso a hablar del amor, les digo que a veces me agarro de un tema y escribo varias cosas al respecto porque las ideas van fluyendo. Ya hubo tanda de denuncias, otra de amistad, otra de mi familia. Este post y el llamado "100% actitud" son consecuencia de "la novia-no modelo", que recibió varios comentarios que me hicieron pensar algunas cosas que ameritan ser tratadas con más detalle. Es más, esto lo estoy escribiendo hoy viernes 3 de Septiembre y supongo que lo publicaré en un par de semanas. Para su tranquilidad, creo que será el último de esta "Serie Rosa", así que nada de nervios.

Prosigamos. Yo estoy soltero -y hago lo que quiero- desde hace un buen tiempo. Claramente, he tenido momentos en los que he deseado tener alguna relación seria e incluso lo he intentado, pero no se ha dado por diferentes razones que no vienen al caso. El tema es que la mayoría de mis amigos, conocidos y familiares están casados, de manera que he recibido varias veces el consejo de mis tíos y tías: 'Mijo, eso aproveche la soltería, que luego cuando esté casado no va a poder hacer nada', y frases de amigos como 'qué envidia le tengo. Poder salir sin pedir permiso, trasnochar por la rumba y no por los hijos', 'qué daría yo por estar en su lugar'. Cosas por el estilo son pan de todos los días. Y mientras tanto, los solteros desean (deseamos) tener a alguien que nos consienta, que nos llame, o alguien a quién llamar y con quién arruncharse así sea los domingos por la tarde y ya. Repito: Uno sí es bien pendejo.

Fuente: http://bit.ly/cHcsKV
Los solteros añorando una pareja y los casados deseando la pareja pero bien lejos. ¿Entonces? ¿A qué jugamos? Yo digo orgullosamente que me he gozado esta soltería más que todas las anteriores. Esta vez me ha durado más pero digo sin equivocaciones que nunca había disfrutado tanto el estar solo, el poder conocer mucha gente, socializar, salir, pasear, ir de rumba, en fin... de todo un poco. Y eso me permite creer que cuando me llegue el momento de tener una relación estable la disfrutaré muchísimo y haré todo lo que no se puede hacer estando sólo. Llamaré, consentiré, atenderé, cuchichearé, me dejaré consentir y llamar y paladear y todo lo demás. Me gozaré las coincidencias con mi pareja y amaré las diferencias. De eso se trata. No sé en qué momento de tu vida te encuentres, pero seguro es muy disfrutable, seguro hay alguien que quisiera vivir lo que tú estás viviendo ahora. Así somos los seres humanos. Entonces gózatela, pásala bueno. En vez de amargarte por lo que no tienes, ríete por lo que sí tienes. Y eso aplica para todo, para el trabajo, para el carro, la bicicleta, la vida.

Fuente: http://bit.ly/djjK83
No seamos tan pendejos. Disfrutemos la vida como viene, saquémosle provecho, pensemos en qué queremos y busquémoslo, pero disfrutando el proceso que es lo más bacano. Hay personas que dicen que yo tengo estrella, que la vida me ha resultado fácil. Yo creo que no es tanto eso, sino que no me amargo tanto y vivo tranquilo. Y eso se lo aprendí al ser más puro y especial que conozco: mi mamá.

Ustedes no tienen por qué saberlo pero ella no ha tenido una vida tranquila y fácil, sólo ahora está disfrutando con tranquilidad. Y si mi mamá, con tanto problema en la vida, lo pudo hacer, yo puedo. Y si yo lo hago ¿por qué ustedes no? Mi mamá respira una paz y una calma envidiables. Ella es un ángel en toda su expresión. Es más, ahora que lo pienso, esa es la estrella que tengo. Tengo un angelito en el cielo y tengo otro en la tierra, en la casa, que es mi mamá.

Problemas tenemos todos. Deseos tenemos todos. Pero esta vida es muy bacana como para andar remilgando y refunfuñando por lo que nos falta. Ponte a pensar en las cosas que sí tienes, que te aseguro que no son pocas. Relájate y disfruta.

Ellos ya siguen a la marmota

Marmotazos populares